cómo hacer PUM (Pa Usté, Mosén)*



UNO, hazte con dos sobres del senado del PPSOE y dos del congreso también del PPSOE (lo pongo tojunto porque son uno y trino) de esos que te atiborran el buzón cuando les empieza a oler el culo a escaño (no te molestes en olisquearles, el olor les coincide con la época de campaña). 
DOS, cuando sientas que parece que te va a venir el apretón, coloca dos hojitas (una del senado de uno de los dos partidos, y otra del congreso del otro partido) en el suelo del cuarto de baño o en el corral (según tengas la querencia), teniendo cuidado de que cada una de las hojitas esté colocada con el texto mirando hacia el suelo y la parte en blanco hacia arriba .
TRES, quítate las bragas o el calzón (eso da igual), ábrete de piernas y suelta una porción en cada una de las hojitas. Procura que la porción sea del tamaño de una almondiguiya, más o menos, y procura también que no se mezcle con otros fluidos.
CUATRO, ponte guantes.
CINCO, tapa cada hojita de un partido con otra que se corresponda con el otro partido político (si es que sabes distinguirlos), y como si hicieras un sangüis, cuidando de poner la parte en blanco en contacto con la almondiguiya, y la parte con los candidatos a la vista.
SEIS, presiona ligeramente para que se distribuya la porción de almondiguiya por la superficie de la hojita.
SIETE, introduce cada sangüis en un sobre (recuerda, uno del senado y otro del congreso, da igual el que metas en uno o en otro), procurando no mancharlo con la almondigüiya (para no dejar pistas).
OCHO, el día de las elecciones madruga un poco (es importante este dato de madrugar, porque no creo que aguantes ni un día más la peste en casa), vete al colegio electoral que te toque, ponte el carné en la boca, saluda amablemente (con la cabeza, porque la boca la tienes ocupada sujetando el carné) e introduce el sobre del senado en la urna del senado y el otro en la otra urna.
NUEVE, sal por patas de allí.
DIEZ, regresa a la hora del recuento con una cámara para grabarlo (como han pasado muchas horas, con un poco de suerte ya no se acordarán de ti y podrás reírte un rato).


* Camilo José Cela,en su etapa de senador por designación real,  estaba sentado en su escaño y, habiendo tomado la palabra Mosén Lluís Maria Xirinacs, una sonora ventosidad de Don Camilo dejó sin habla al orador y enmudeció al auditorio. Para deshacer el entuerto, el propio Cela se dirigió al orador y le dijo: “Prosiga el Mosén” (de ahí el título "cómo hacer PUM" (Pa Usté, Mosén). 
Poco tiempo después Cela negó haber dicho esa frase en un programa de TVE, argumentando que, «para hacer callar a un cura, habría hecho falta un elefante, no un gallego».
Y ya que nos ha inspirado el título de este grupo PUM, revolucionario y marginal donde los haya (hablo en plural porque somos grupo; y clandestino porque si desvelo quiénes, dejamos de ser clandestino), pues eso, que no nos resistimos a contar otra anécdota muy celebrada de los mismos protagonistas. Estaba el escritor dando cabezadas en plena sesión parlamentaria cuando el sacerdote le importunó con la pregunta: «¿Está usted dormido?». A lo que el Nobel le respondió: «Monseñor, no estoy dormido, estoy durmiendo». El mosén le replicó: «¿Es lo mismo, ¿no?». «¿No, monseñor, son cosas distintas», instruyó al religioso don Camilo: «No es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, de la misma manera que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo». Pues eso, jodiendo, que es gerundio.

No hay comentarios: